¿Por qué es tan difícil encontrar un co-fundador técnico?

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Siempre me he considerado algo diferente a la mayoría de los ingenieros de software y programadores que conozco. Tal vez estas diferencias son las que me tienen trabajando como freelancer y como CTO de early startups en vez de estar en una transnacional. Y tal vez estas diferencias son algunas de las razones por las que es tan difícil encontrar co-fundadores técnicos para startups en Costa Rica.

Como aclaración, apunto que este es un artículo de opinión y como co-founders técnicos me refiero, en este caso, a programadores, es decir pensando en una startup tecnológica tipo desarrollo de una app.

Según lo que investigué para este post, no es un problema exclusivo de Costa Rica, pasa en todas partes. Muchos co-fundadores no técnicos tienen problemas encontrando (buenos) co-fundadores técnicos. Algo bastante curioso es que los problemas que tienen en otros países como USA, Inglaterra y demás, son bastante aplicables a lo que puede estar sucediendo en Costa Rica, en una escala diferente claro.

Los puestos de desarrollo de software se pagan muy bien

Ahora estamos tal vez en el Boom del outsourcing tecnológico y muchas empresas han instalado oficinas aquí con buenos trabajos para el sector de TI. Además no es sólo salarios, si no que brindan más facilidades de trabajar desde la casa, seguros privados, entre otros. Con sólo esos beneficios ya es suficiente para que muchos programadores descarten por completo dedicarse a desarrollar y hacer crecer una startup.

Muchos ingenieros de software realizaron sus estudios con el objetivo de obtener un trabajo bien pagado, es lo que dicta el mercado, y eso esta bien y es una razón muy válida para no querer arriesgarse con una startup. Es solamente parte de saber que la definición de éxito es diferente para cada persona.

Las características de un programador

No me gusta generalizar, sin embargo en este caso es cómo una crítica al sistema educativo en el que yo realicé mis estudios como ingeniero de software.

Algo primordial que creo que nos afecta a los desarrolladores de software al trabajar en un proyecto de startup es que estamos acostumbrados a ver los resultados inmediatamente. Vemos que algo esta funcionando mal, cambiamos dos líneas de código y ya podemos revisar si se arreglo el problema. Los problemas de una startup no son así, especialmente al principio hay que tener mucha paciencia para ver los resultados.

Por otro lado, en la universidad (al menos cuando yo fui, espero que haya cambiado un poco) no aprendemos nada de emprendedurismo, más bien nos amoldan a prepararnos para trabajar en empresas consolidadas de desarrollo de software. Me gustaría ver a estudiantes de computación haciendo MVPs y mostrándolos en ferias o participando en eventos como lo hacen estudiantes de negocios y otras carreras. Me gustaría aún más ver a estudiantes de diversas carreras colaborando para desarrollar startups tecnológicas.

Los co-founders técnicos somos inversionistas

A pesar de las razones anteriores, creo que sí hay muchos desarrolladores que quieren emprender. Tal vez el problema es la forma en que estos desarrolladores se enteran de los proyectos.

Investigaciones como esta indican que para un co-founder técnico no es tan importante trabajar con alguien que este en su misma ciudad, ni con alguien con quien ya tenga cierta relación. Lo más importante para nosotros es saber que el proyecto en el que vamos a trabajar está validado. Es decir queremos ver tracción no solo una idea bonita o una visión de algo que puede llegar a ser grande.

¿Cuántas veces he oído? “Tengo una idea, es como Uber, pero…”. Inmediatamente dejó de escuchar. Por el contrario si me explican “Tengo ya varios acuerdos con diferentes empresas que están listas para usar el MVP, algunas ya hasta pagaron un enganche para ser las primeras”. Inmediatamente quiero saber de que se trata.

Por eso siempre digo que los desarrolladores de software hoy en día somos inversionistas que en vez de poner dinero ponemos tiempo, y tenemos que aprender a manejarlo. Los fundadores no-técnicos también deben entender esto en el sentido de cómo acercarse a un ingeniero para proponerle un acuerdo y para saber el trabajo previo que deberían realizar.

Al final, es difícil encontrar personas que se arriesguen, sean técnicos o no técnicos, sin embargo cuando se encuentran vale mucho la pena.

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
LuisK Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *