Motivación-dependencia

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Hay días en los que estamos súper motivados y hacemos todo lo que tenemos que hacer y más, y hay días en los que lo único que parece posible es entrar a Netflix y ver series todo el día. La semana pasada, para mi, fue una de esas semanas en las que cuesta trabajar. Una de esas en las que las distracciones aparecen por todas partes y uno tiene ganas de hacerle caso a todas.

Nos pasa a todos, y nos pasa a menudo. Lo peor de todo esto es que es sumamente difícil saber cuáles son las cosas que nos motivan a ser productivos.

La conclusión… no seamos motivación-dependientes. Aquí algunos consejos para vencer la motivación-dependencia y poder cumplir nuestros objetivos.

Disciplina > Motivación

Tanto el talento como la motivación son importantes para el éxito, sin embargo la disciplina le gana a todo.

Una de las grandes mentiras del mundo actual es que siempre tenemos que tener ganas de trabajar, de quedarnos horas extra y de estar sumamente motivados haciendo las cosas nos gusten o no. Lo cierto es que nadie puede estar motivado el 100% del tiempo, lo cierto es que las personas que logran terminar las cosas y ser exitosas tienen la disciplina suficiente para hacerlo a pesar de su estado anímico.

Hay ejemplos de esto en todas partes, es especialmente fácil de ver en el deporte. Un ejemplo de talento sin disciplina: Mario Balotelli. Algunos ejemplos de disciplina: Roger Federer, la selección de Costa Rica en el mundial 2014.

A lo Rocky Balboa:

Todo campeón fue alguna vez un retador que no se dio por vencido

Crear hábitos

Ya sé, la palabra hábitos suena bastante aburrida… Sin embargo, tener la capacidad de crear hábitos es algo muy útil y muy poderoso. Si logramos tener muchos hábitos buenos vamos a lograr hacer muchas cosas buenas si pensar si quiera en estar motivados o no.

¿Y cómo se crean los hábitos? Con disciplina. Los hábitos constan de 3 partes. Primero, la señal que dispara el hábito, por ejemplo despertarse. Segundo, la routina, o sea la acción del habito en sí, por ejemplo ver el celular (redes sociales, email, etc.). Tercero, la recompenza, por ejemplo la sensación de estar “al día” y no haberse perdido nada.

Si quieres crear un nuevo hábito, hay muchas técnicas para hacerlo. Todas se enfocan dominar esas tres partes para crear un nuevo buen hábito. Una de las técnicas más famosas es el “Seinfield Method”, el secreto del éxito de Jerry Seinfield.

Simplemente hacer las cosas

Una de mis frases favoritas de Daniel DiPiazza es:

El camino al éxito es aburrido. Y eso está bien

A veces lo único que funciona es sentarse a hacer y hacer las cosas, aunque sean aburridas, aunque sean repetitivas y aunque no se tenga motivación. Típica lección que nos daban nuestros padres cuando no queríamos lavar los platos.

Enfocarse en el objetivo final

Lo más importante y lo que más me funciona a mí: él por qué hacemos lo que hacemos. Los que somos freelancers y emprendedores lo hacemos porque tenemos un objetivo. Sabemos que vale la pena luchar y hacer las cosas de una forma diferente al statu quo para lograr ese objetivo. Así que lo que tenemos que hacer para mantenernos motivados, o simplemente para seguir dandolo todo a pesar de nuestro estado de ánimo es siempre tener en mente nuestro objetivo final.

Muy importante también, es alinear nuestros proyectos y nuestro trabajo con dicho objetivo para así saber que cada hora de trabajo nos acerca más a nuestra meta. Y así, olvidarnos de necesitar la motivación.

No más motivación-dependencia… ¡Forza!

Compartir: Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn
LuisK Escrito por:

Sé el primero en comentar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *